Seleccionar página

Ansiedad Infantil Barcelona

Por norma general podemos decir que el miedo es un fenómeno fundamental y necesario en cualquier ser humano y en los niños forman parte de su evolución sana y normal. Podemos decir pues que el miedo es necesario y forma parte de una correcta evolución en las personas y sobretodo en los niños, porque? Pues porque el miedo ayuda a protegernos de posibles peligros y/o amenazas y a alejarnos de ellos y por tanto son positivos e incluso adaptativos para evitar cualquier situación que pueda afectar nuestra seguridad y/o protección.

Ahora nuestro centro de psicología infantil Barcelona podrá estudiar y ayudar en todos los problemas relacionados con la ansiedad Infantil

Miedos Infantiles

En  niños llamamos miedos evolutivos a aquellos miedos que acompañan al niño en sus diferentes etapas de crecimiento del niño. Podríamos decir de forma muy general, que cada etapa de crecimiento del niño lleva asociado unos miedos determinados, aunque esto como ya sabéis no es matemático e incluso algunos, puede que le acompañen a lo largo de algunas o todas sus etapas sin que esto suponga ningún problema especial.

 

La ansiedad la podemos definir como una reacción emocional que aparece cuando estamos delante de una posible amenaza, se trata de una experiencia desagradable anticipándonos a que ocurra algo negativo. La ansiedad es una reacción adaptativa. La ansiedad se diferencia claramente del miedo y la fobia, en que la ansiedad no parece tener relación con un estímulo o situación que haya sucedido con anterioridad. Cosa que sí que pasa con la fobia y el miedo. 

La ansiedad infantil produce un gran desasosiego en el niñ@, ante una situación concreta que incomoda al niñ@. Como decimos no hay un estímulo externo que lo desencadene. 

En resumen, os recomendamos que ante cualquier cambio en las rutinas de vuestros hijos, es decir que, cualquier factor o circunstancia que provoque una alteración en el desarrollo normal de las rutinas de vuestros hij@s, o una interferencia clara en su funcionamiento de su dia a dia es muy importante acudir a un psicólogo infantil o juvenil Barcelona.

 

Los diferentes tipos de miedo evolutivo según la etapa del niñ@:

  • 6 a 12 meses: extraños y ruidos fuertes, separarse de las figuras de apego.
  • 1 años: ruidos, separarse de las figuras de apego, hacerse daño.
  • 2 años: a lo desconocido, a los animales que potencialmente podrían hacerle daño, separarse de las figuras de apego, oscuridad.
  • 3 años: oscuridad, algunos animales.
  • 4 años: se le añade al anterior, fenómenos naturales.
  • 5 años: se le añade al anterior, hacerse daño físico o a caerse.
  • 6 años: el miedo a la oscuridad se perfila, fantasmas, monstruos, miedo a hacerse daño, a la sangre, a que les suceda algo a sus figuras de apego y la enfermedad.
  • 7 a 8 años: a hacer el ridículo delante de sus iguales, no ser aceptado por el grupo de iguales. Que les pase algo a sus figuras de apego.
  • 9 a 12 años: muerte, la aceptación por sus iguales, que le hagan daño físicamente.

Principalmente, tal como os comentamos el miedo en sí es algo natural y que forma parte de nuestra naturaleza y evolución.

Cuando realmente el miedo de nuestros hijos debe empezarnos a preocupar?

Pues el miedo se convierte en un problema cuando los miedos no se superan al avanzar las diferentes etapas evolutivas, y además de los anteriores sumamos los propios de la edad. Entonces, es cuando debemos preguntarnos si el miedo del niñ@ es irracional. ¿Qué significa? que su respuesta ante una potencial amenaza es exagerada y no proporcionada, es decir que la respuesta es excesiva y no responde al estímulo real.

En estos casos debemos acudir al psicólogo para poder tratar con el niñ@ el origen de dicho miedo y trabajar en consulta los motivos y ayudar para que la respuesta sea adecuada en relación con la amenaza.

Es importante tener en cuenta que en estos casos el sufrimiento del niño es muy elevado y siempre debemos respetar e intentar entender al niñ@.

  Diferencias y similitudes entre fobia, miedos y ansiedad

Seguramente muchas veces habréis escuchado las palabras fobia, miedos y ansiedad o incluso las hemos utilizado de forma indistinta para referirnos a una misma cosa. Pero a pesar de que todas ellas comparten un mismo denominador, nacen a raíz de un estímulo que el niñ@ interpreta como una potencial amenaza para él.  

La diferencia entre el miedo y la fobia, decimos que sus respuestas son muy similares, se desencadenan a raíz de un estímulo externo. Su gran diferencia es su intensidad y su frecuencia. Distinto es la ansiedad, ésta se provoca por estímulos internos.

La fobia es un trastorno psicológico que se genera con un miedo muy intenso y totalmente desproporcionado, de tal manera que puede llegar a controlar al individuo, y esto le provoca que no pueda dominar ciertas situaciones, y siempre requieren tratamiento psicológico infantil BCN. En estos casos, siempre es importante estar atentos, y saber reconocer cuando se trata de un miedo, o cuando este miedo se ha convertido en una fobia.

El aspecto que nos debe empezar a alertar y acudir a un psicólogo es cuando dicho miedo irracional no le permite seguir con sus actividades diarias, interfiere claramente en su funcionamiento diario y cotidiano. En este momento debemos sospechar que un miedo se ha convertido en una fobia.

La ansiedad la podemos definir como una reacción emocional que aparece cuando estamos delante de una posible amenaza, se trata de una experiencia desagradable anticipándonos a que ocurra algo negativo. La ansiedad es una reacción adaptativa. La ansiedad se diferencia claramente del miedo y la fobia, en que la ansiedad no parece tener relación con un estímulo o situación que haya sucedido con anterioridad. Cosa que sí que pasa con la fobia y el miedo. 

La ansiedad infantil produce un gran desasosiego en el niñ@, ante una situación concreta que incomoda al niñ@. Como decimos no hay un estímulo externo que lo desencadene. 

En resumen, os recomendamos que ante cualquier cambio en las rutinas de vuestros hijos, es decir que, cualquier factor o circunstancia que provoque una alteración en el desarrollo normal de las rutinas de vuestros hij@s, o una interferencia clara en su funcionamiento de su dia a dia es muy importante acudir a un psicólogo infantil o juvenil Barcelona.