Seleccionar página

Posibles causas de insomnio en los niños

 

El insomnio en los niños es un síndrome caracterizado por la ausencia o insuficiencia del sueño nocturno, lo que conduce a un deterioro del bienestar del niño. 

Desde Psicoinfancia.com os contamos las posibles causas.

 

Descripción de la enfermedad

El insomnio es una condición cuando un niño no duerme en absoluto por la noche o no duerme lo suficiente y, por lo tanto, el cuerpo no descansa completamente, por ejemplo, un bebé recién nacido puede descansar hasta 17 horas al día y un niño en edad escolar – 9-10. Durante el sueño, se produce la hormona somatotropina, que afecta la tasa de crecimiento del cuerpo del niño y varias otras sustancias bioactivas. 

Una disminución del tiempo de descanso conduce a la interrupción del funcionamiento de todo el organismo. Estar despierto durante demasiado tiempo puede incluso retrasar el desarrollo físico y mental del niño.

 

El problema no es una enfermedad paralela. En el 95% de los casos en la práctica pediátrica, el insomnio es el resultado de una enfermedad física o psicológica. Según las estadísticas, a la edad de 4 años, uno de cada cinco niños sufre problemas para conciliar el sueño o, a menudo, se despierta por la noche. 

El insomnio en los niños generalmente se divide según el factor etiológico en los siguientes grupos:

  • Psicológico:

Cuando existen emociones demasiado fuertes que no le dan al niño la oportunidad de dormir tranquilo.

  • Fisiológico:

 El insomnio se desarrolla en el contexto del hambre, el deseo de ir al baño.

  • Patológico 

El insomnio ocurre como resultado de un deterioro en el bienestar de un niño debido a una enfermedad somática. Por ejemplo, los niños con asma bronquial a veces tienen miedo de quedarse dormidos porque por la noche pueden experimentar ataques de asma.

  • Farmacológico

 Para tratar varios problemas con el habla o para normalizar el desarrollo mental de un niño, se prescriben estimulantes nootrópicos. Estos medicamentos hacen que el cerebro funcione de manera más activa, lo que dificulta conciliar el sueño.

 

El insomnio en los niños es un problema que no se puede ignorar, si se detecta tal afección, vale la pena buscar la ayuda de un médico para prevenir el desarrollo de complicaciones.

 

Los síntomas del insomnio en los niños

 

El síntoma principal del insomnio es la falta de sueño nocturno normal. La naturaleza de esta afección puede variar, algunos niños no pueden dormir, otros se despiertan constantemente o lloran mientras duermen. Un descanso nocturno insuficiente conduce a la disfunción de todo el organismo. 

 

Estos pueden ser signos de insomnio en los niños:

 

  • -Bostezos constantes;
  • -Ojos enrojecidos (a veces “vidriosos”);
  • -Inestabilidad emocional: desde el llanto hasta la irritabilidad;
  • -Disminución del rendimiento escolar;
  • -Fatiga crónica;
  • -Pérdida de apetito;
  • -Deterioro de la calidad de los contactos sociales con los padres y compañeros.

Es necesario prestar atención a la condición del niño, si se observan 2-3 noches de insomnio dentro de 1 semana es motivo para preocuparse, la detección temprana del insomnio en los niños ayuda a encontrar rápidamente la causa y ayuda a eliminarla de manera efectiva.

 

Causas del insomnio en los niños

 

El insomnio es un síndrome clínico que puede ocurrir tanto en el contexto de problemas psicológicos como en el contexto de anomalías de las funciones fisiológicas del cuerpo del niño.

En el 80-85% de los casos, las causas del insomnio en los niños son:

  • Emociones demasiado fuertes
  • Ver películas, jugar juegos activos o usar teléfonos inteligentes antes de acostarse
  • Exceso de trabajo en la escuela, después de tutoría o deportes
  • Varias fobias (oscuridad, espacio cerrado)
  • Hambre, congestión nasal, cólicos
  • Síntomas de enfermedades somáticas (fiebre, dolor)
  • Beber cafeína, chocolate amargo, bebidas carbonatadas azucaradas antes de acostarse
  • Conflictos intrafamiliares

 

Diagnóstico de insomnio en niños

 

El insomnio en los niños es un problema con un toque de subjetividad, algunos padres hacen sonar la alarma justo después de la primera noche de insomnio, otros pueden tardar más tiempo en darse cuenta que existe un problema. Se recomienda buscar el consejo de un especialista después de 3 noches de insomnio a la semana.

En la consulta, el médico analiza las quejas del paciente, lo examina y recopila cuidadosamente una anamnesis, se presta mucha atención al hablar con los padres. Es importante saber en qué condiciones se desarrolla el niño, si existen factores de estrés que afecten su sueño, etc.

Si existe la sospecha de la presencia de enfermedades somáticas, el médico prescribe los siguientes exámenes básicos:

  • Análisis de sangre general y bioquímico
  • Análisis de orina general
  • Análisis de heces para huevos de gusanos.

Si es necesario, la lista de estudios se amplía según la patología sospechada. El niño también puede ser examinado por especialistas relacionados (pediatra, cardiólogo, oftalmólogo).

 

Tratamiento del insomnio en niños.

 

El tratamiento del insomnio en los niños tiene como objetivo abordar la causa subyacente del trastorno. Para ello, se pueden utilizar tanto métodos no farmacológicos como fármacos.

 

Recomendaciones a seguir para evitar el insomnio en los niños

 

  • Irse a la cama en un horario determinado

El mejor momento para conciliar el sueño es de 21.00h a 22.00h pm. Si acostumbra el cuerpo del niño a la constancia, incluso en presencia de factores externos irritantes, sentirá el deseo de quedarse dormido durante este período.

  • Aire limpio en la habitación.

 Es óptimo ventilar la habitación del bebé entre 15 y 20 minutos antes de acostarse.

  • Temperatura del aire estable

Una temperatura agradable para que los niños duerman es de 21 ° C.

  • No ver tv antes de acostarse

Negarse a ver dibujos animados, usar teléfonos inteligentes, tabletas antes de acostarse. Se recomienda dar preferencia a leer cuentos de hadas, dibujar.

  • Cena 1-2 horas antes de acostarse

De lo contrario, el trabajo activo de los intestinos interferirá con el sueño.

  • Salir de casa y caminar por la calle en la noche

El aire fresco es rico en oxígeno, lo que tiene un efecto positivo en el funcionamiento del sistema nervioso.

  • Beber algún té de hierbas y un baño tibio dan buenos resultados.

Esto relaja al niño y le facilita conciliar el sueño.

Tomar medicamentos solo puede ser recomendado por un médico. Sin embargo, en pediatría, este enfoque se usa solo como una segunda línea de ayuda.

 

¿Los remedios caseros ayudan con el insomnio en los niños? 

 

Se pueden utilizar de forma esporádica infusiones de hierbas, tés y diversos tratamientos sedantes para mejorar el sueño de los niños, son remedios que pueden ayudarnos de forma puntual, no podemos usarlo de forma habitual. Con el uso prolongado esto puede tener un efecto extremadamente negativo sobre la condición de los niños.