TRASTORNOS

A lo largo de nuestra vida adulta y también en la infancia y adolescencia hay momentos en que podemos requerir la ayuda psicológica de un profesional de salud mental y la psicoterapia. No siempre por tratarse de trastornos propiamente, sino que a veces es muy importante recurrir a un psicólogo para prevenir ciertas enfermedades en salud mental.

Muy importante debemos tener cura de la salud mental de nuestros hijos y menores para fortalecerlos y se hagan adultos sanos.

A menudo, hay síntomas, respuestas fisiológicas o comportamientos de nuestros niños y/o jóvenes en respuesta a hechos y/o situaciones estresantes que los rodean que deberían ser tratados por un psicólogo.

A veces, se hace necesario el tratamiento psicológico de acompañamiento y/o preventivo cuando hay un pronóstico de una enfermedad fisiológica.

Hay trastornos que se inician en la infancia y que se desarrollan en la edad adulta y otros que son propios de la infancia y juventud. Los trastornos psicológicos infantiles y juveniles son:

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad o sin (TDAH, TDA).
  • Trastornos del estado de ánimo (depresión, ansiedad…)
  • Pérdidas, proceso de duelo, separación.
  • Trastorno de conducta (negativista-desafiante,…)
  • Trastorno del sueño (Enuresis, encopresis, insomnio, terrores nocturnos).
  • Trastorno de conducta alimentaria (anorexia, bulimia,…)
  • Trastorno del  aprendizaje
  • Trastorno de adaptación
  • Trastorno de tics
  • Discapacidad intelectual
  • Trastorno de la personalidad